Monday, July 05, 2010

Dr. Darsi Ferrer (Respuesta a entrevista del médico de Fariñas)

¨Respuesta a la entrevista publicada por Granma, sábado 3 de julio, sobre las declaraciones del Dr. Armando Caballero en relación a Guillermo Fariñas¨.




Dr. Darsi Ferrer, Dir. del Centro de Salud y Derechos Humanos ¨Juan Bruno Zayas¨

La Habana, Cuba. 5 de julio de 2010.



En la entrevista realizada al Dr. Armando Caballero, jefe del servicio de terapia intensiva del Hospital Universitario Arnaldo Milián Castro, de la ciudad de Santa Clara, que apareció publicada en el periódico Granma, órgano oficial del partido comunista, el sábado 3 de julio, en referencia al estado de salud del opositor pacífico Guillermo Fariñas, alias el ¨Coco¨, la periodista Deisy Francis Mexidor comienza reconociendo que en Cuba es un privilegio de muy pocas personas recibir una atención médica basada en la aplicación de la ciencia, humanismo, profesionalidad y una terapéutica avanzada y costosa.

Esta afirmación se desprende del énfasis que expone inicialmente la referida Sra. donde destaca que en la lucha por salvarle la vida al paciente Guillermo Fariñas, los médicos que lo asisten le han aplicado los últimos adelantos de la ciencia para atender su caso; señala también que él recibe los servicios de prestigiosos especialistas que enarbolan la máxima de que luchar por la salud del ser humano es lo primero; y continúa especificando que el Estado cubano no ha escatimado esfuerzos por garantizarle a esa persona los medicamentos necesarios de última generación, que se emplean en los más reconocidos centros asistenciales, muchos de los que son adquiridos en el exterior.

Lejos de constituir un proceder especial resulta inherente a la práctica médica cotidiana en la mayoría de las naciones, el esforzarse porque los enfermos reciban una atención de salud adecuada en la medida de las posibilidades, esto incluye el respeto a la ética médica, el desarrollo de la vocación humanista de los profesionales del sector, la preparación profesional del personal de la salud acorde con los adelantos de la ciencia y la aplicación de los tratamientos más avanzados que se van descubriendo. Como bien deja entrever la Sra. Francis Mexidor esa no es la realidad de la mayoría de los enfermos cubanos, que reciben una pésima atención médica, en instituciones ruinosas y carentes hasta de los recursos básicos necesarios.

Tal parece que por esta razón la periodista deja manifiesto en el encabezamiento de la entrevista su convicción de que el Coco fariñas debe sentirse agradecido y privilegiado, por los cuidados de salud que recibe desde que fuera ingresado el pasado 11 de marzo, a consecuencia de un ayuno voluntario que lo mantiene hoy en estado muy crítico y con peligro de muerte.

El Dr. Armando Caballero comenzó a contestar las interrogantes de Deisy Francis Mexidor en relación a la situación de fariñas, utilizando argumentos manipuladores para desacreditar la altruista y digna actitud del opositor huelguista.

Bien conoce este prestigioso especialista que en la medicina actual todo enfermo es atendido partiendo de un enfoque biosicosocial, o sea, integrando los factores biológicos, psicológicos y sociales presentes que influyen en el estado de enfermedad del paciente, situación que es ignorada a conciencia por el Sr. Caballero.

El Dr. reconoce que Fariñas voluntariamente lleva 125 días sin ingerir alimentos por vía oral, debe agregarse que tampoco ha ingerido líquidos durante ese tiempo, y que no se ha negado a recibir asistencia médica. Esta segunda condición de Fariñas el galeno la asocia con la aseveración de que conscientemente se deja alimentar por vía parenteral con una dieta balanceada, que lo ha llevado a aumentar entre 4 y 6 Kg de peso corporal desde el ingreso.

Una cosa es ¨alimentación con una dieta balanceada¨, como refiere el Dr. Caballero, y otra muy distinta resulta el permitir ser tratado médicamente a base de frascos y ampolletas endovenosas de aminoácidos, lípidos, vitaminas y minerales.

Con derroche de conocimientos profesionales el Sr. Armando Caballero le explica a la periodista la situación biológica en la que se encuentra Coco Fariñas, además de los procederes terapéuticos que le aplican y las complicaciones que pueden sumarse a su ya comprometido estado de salud. En ningún momento el prestigioso Dr. hace alusión a los fenómenos psicológicos y sociales directamente relacionados con la causa del estado de salud del enfermo y la persistencia del cuadro clínico. Esa situación demuestra que la asistencia médica que recibe el opositor huelguista es incompleta, porque el equipo de especialistas que lo está tratando obvia la causa del problema y no adoptan ninguna medida o acción para influir tratando de modificarla.

Aunque la periodista no consideró necesario preguntarle al Dr. Caballero, jefe del equipo de médicos luchadores por la vida humana, sería bueno conocer qué opina del reclamo de Guillermo Fariñas, quien dejó de comer y tomar líquidos a voluntad exigiendo de esta manera la libertad de un grupo de personas injustamente presas en las cárceles cubanas, como castigo de las autoridades por pensar diferente y ejercer derechos fundamentales, y que todos presentan un estado de salud precario que los hace incompatibles con el régimen de la prisión, lo que amenaza sus vidas.

Tanto la periodista Mexidor como el Dr. Armando Caballero se esmeran en explicar el significativo costo asumido por el país al garantizar los cuidados médicos de Guillermo Fariñas, entre otras cosas hacen referencias a la extendida permanencia en la sala de terapia, y a las más de 300 pruebas de diagnóstico que le han realizado y a los medicamentos comprados en el exterior que le suministran, todo ello sin cobrarle un solo centavo.

Asombra que estas personas preocupadas por las finanzas del país jamás han manifestado una palabra ante la pésima, irresponsable y criminal gestión económica de las principales autoridades del gobierno, cuyo resultado es la hipoteca del futuro de la nación, la quiebra de la sociedad cubana y la causa directa de una parte importante del sufrimiento y las penurias del pueblo cubano. Contradictoriamente Coco Fariñas ha tenido la dignidad y valentía suficiente para denunciar esa lamentable situación en numerosas ocasiones.

Según el Dr. Caballero, Guillermo Fariñas tiene tanta confianza en la medicina cubana que rechaza las propuestas recibidas de abandonar el país, porque aquí están los médicos que le han salvado la vida. Se deduce de ese planteamiento del Dr. que los años de prisión ilegal sufridos por el Coco, las golpizas, amenazas e intimidaciones, actos de repudio, detenciones arbitrarias, campañas de descrédito, entre otras represalias no responden a su compromiso estoico con la suerte del pueblo cubano, a su sensibilidad infinita con el sufrimiento y el dolor que padecen sus compatriotas, a su incansable esfuerzo y dedicación porque se reconozcan y protejan las libertades y derechos elementales de los cubanos, a su lucha pacífica y heroica por la libertad de Cuba.

Guillermo Fariñas no se ha ido de Cuba ni se irá porque no es de los que abandona la pelea que libra por su querida nación, de los que vuelve la mirada y oculta sus sentimientos para evitarse problemas o recibir prebendas, tampoco es de los que se doblega y ha demostrado siempre ser capaz de sostener sus convicciones hasta las últimas consecuencias.

Las autoridades del gobierno pueden utilizar todas las maniobras que deseen en su intento de manchar o desvirtuar la incólume labor del abnegado y digno hijo de Cuba Guillermo fariñas, tanto esa entrevista publicada por el periódico Granma como las anteriores descalificaciones en otros trabajos donde lo caracterizan como loco, agresivo y hasta delincuente común. En Cuba y gran parte de la opinión pública mundial se sabe claramente quien es el verdadero responsable de lo que le suceda a su salud.

En medio de su enorme sacrificio, donde se debate entre la vida y la muerte luchando contra sí mismo, como último recurso de llamar la atención de dirigentes insensibles que desprecian a las personas, Fariñas se está apagando y en cualquier momento llega a un punto de no retorno. Mientras sufre consecuencias irreversibles para su desgastado organismo, el psicólogo de profesión y opositor pacífico por ideales demuestra con su acción que no es un suicida. Siente tanto amor y respeto por la vida que es capaz de entregar la suya por la vida de los demás.

Ya asesinaron en las celdas de castigo de la cárcel donde estuvo confinado al mártir Orlando Zapata Tamayo hace sólo unos meses, en un acto cobarde y cruel, con la complicidad de sus carceleros, oficiales de la seguridad del estado y médicos, puede que el pueblo cubano no esté preparado para que le arrebaten la preciada vida de otro valeroso hijo, negro y humilde.

1 comment:

Lazaro Gonzalez said...

gracias lo enlazo.