Monday, September 25, 2006

Carta abierta a Willie Chirino

Matanzas 14 de septiembre de 2006

Por Oscar Sánchez Madan, Periodista Independiente cubano
http://bitacoracubana.com/desdecuba/portada2.php?id=2972

Estimado Willie Chirino:


Hermano, las gigantescas y abusivas arbitrariedades, que a diario cometen en nuestra sufrida isla los oficiales de la añeja y anacrónica dictadura castrista, no constituyen para usted sorpresa alguna. Sobre una de ellas no hubiese tenido que expresarme en esta breve carta que dirijo a usted, uno de los mas populares, grandes y honorables músicos cubanos de todos los tiempos, de no haber sido yo en días recientes testigo y victima de uno de los actos mas injustos e incivilizados e ilegales, pero sobre todo, ridículos, que han podido conocer.

Resulta que en la noche del pasado 7 de septiembre fui detenido en la ciudad de matanzas por un oficial de la policía política, a quien acompañaban dos agentes del orden público. Estos me condujeron en el patrullero 214 a la estación local y me encerraron en un calabozo.

En la madrugada del día siguiente, dos miembros del departamento de seguridad del estado y un oficial investigador de la policía nacional, que portaba la placa 32380, más que interrogarme, me acosaron durante dos horas.

Uno de ellos me ofendió con palabras obscenas, todo por el hecho de haber hallado en mi portafolio varias noticias mías publicadas en la revista digital CubaNet, un bolígrafo, una libreta de notas, una mini grabadora de periodismo, con 6 casetes, y una tarjeta Transcard.

Dichos objetos fueron calificados por los militares de “subversivos”, y por lo tanto me los decomisaron en franca violación de las leyes vigente en el país. Pero el colmo de la injusticia, de la incivilización, de la ilegalidad y la ridiculez no radica en sólo eso.

De los seis casetes que me robaron, porque eso fue un robo descarado, dos tenían grabadas canciones suyas, y de los populares cantantes Christian Castro y de Ricardo Arjona, en cuyos textos no se hace la menor referencia sobre temas políticos. Y sin embargo los agentes los bautizaron con el ya gastado calificativo bolchevique de “propaganda enemiga”.

Si estuviera a su alcance (a mi me es muy difícil hacerlo), por favor, ponga en conocimiento a los señores Castro y Arjona de esta lamentable historia, que sólo pudo acontecer en la Cuba nazista-leninista. Quiera Dios que no se repita.

Suyo,

Lic. Oscar Sánchez Madan, Periodista Independiente cubano.


H/T to Stefania at Free Thoughts

1 comment:

rapotts said...

Nazizta leninista! Se la comio!